Donar Tienda

Luces solares que unen familias

Imagina que tu única fuente de luz durante la noche es una linterna que funciona con pilas o una lámpara de querosene.

Ahora, súmale a ello que tu hogar esta en medio del bosque tropical de Papúa Nueva Guinea, donde durante todo el día cuentas con una fuente mínima de iluminación para trabajar y hacer tus actividades. En este lado del mundo, el sol se pone todos los días entre las 6 y las 7 de la tarde, sumiendo a las comunidades rurales sin acceso a la electricidad en la oscuridad total.

Pero, ¿y si hubiera una solución?

Y sí la hay, gracias a bombillas solares y estufas que funcionan con biomasa, 31 hogares de la comunidad de Sololo en Papúa Nueva Guinea están viviendo el cambio.

Más horas que aprovechar del día

Aunque el sol se ponga temprano, PNG recibe (como es de esperar) una gran cantidad de luz solar durante las horas de la mañana e incluso en las tardes. Esta característica convierte a la energía solar en un recurso confiable para la región. Las luces a base de energía solar proporcionan una fuente limpia y constante de iluminación, lo que significa que, a diferencia de las lámparas de queroseno, no se generan gases contaminantes o condiciones de riesgo para las familias (como incendios). Pero esto no termina ahí: este tipo de luces tienen muchas ventajas adicionales: Poder tener la casa iluminada, aún por la noche, significa que las familias pueden cocinar, comer y conversar mucho después de que se haya puesto el Sol. Los niños y niñas pueden hacer su tarea por la noche, madres y padres pueden preparar la comida por la madrugada, antes de que sus hijos vayan a la escuela, incluso si todavía no amanece.

Tener acceso a iluminación significa que todas estas actividades, así como muchas más, incluida la elaboración de artesanías o incluso la limpieza del hogar, se pueden realizar sin restricciones.

Además de proporcionar visibilidad, estas luces solares vienen con puertos de carga USB, lo que permite a las familias conectar sus teléfonos y recargar sus baterías con mayor frecuencia para comunicarse con parientes fuera del pueblo.

Es más que iluminación

Como parte de nuestro proyecto piloto en esta comunidad, también se están distribuyendo estufas de biomasa. Estas pequeñas cocinas usan mucha menos madera que los fuegos abiertos y ayudan a que los alimentos estén listos más rápido: Menos leña para mantener encendida la estufa, significa menos tiempo dedicado a recolectarla. Las familias han reducido el tiempo dedicado a buscar y recoger madera de tres veces por semana a solo una. Esto libera espacio para otras actividades, reduce el estrés de la comunidad y, la presión sobre el bosque. Incluso estas estufas producen mucho menos humo que los fuegos tradicionales, lo que significa un aire más limpio y seguro dentro de los hogares.

Una estufa de bajo consumo con una olla encima se alimenta con leña

Unir más a las familias

Este proyecto piloto acerca más a las familias durante más horas y les ayuda a permanecer cómodamente en el interior de sus hogares durante los días lluviosos cuando hay poca iluminación natural. El impacto positivo que está teniendo lugar en Sololo ya ha sido notado por las comunidades vecinas que pueden ver los beneficios y ahora también buscan que lleguen proyectos similares para sus familias.

¿Quieres ayudar a hacer esto posible? Dona hoy aquí.